Test drive

Probamos el Nissan LEAF 100% eléctrico

Manejamos el primer auto eléctrico masivo del mundo.

Probamos el Nissan LEAF 100% eléctrico

Antecedentes

El nombre de LEAF proviene de las siglas en inglés Leading, Environmental friendly, Affordable, Family car, además de coincidir con la palabra hoja en el mismo idioma, para complementar su tinte ecológico.

El Nissan LEAF es el primer auto eléctrico que una marca grande lanza al mercado internacional. Comenzó sus ventas en Estados Unidos y Japón en 2010 y en 2012 llegó a México y a San Pablo como programa piloto para taxis ecológicos.

En los primeros dos años se vendieron más de 49.000 unidades en el mundo (ya incluido el mercado europeo). Entre los premios que ha ganado están el Green Car Vision Award en 2010, European Car of the Year 2011, World Car of the Year 2011 y Car of the Year Japan 2011-2012.

Ahora, Nissan anunció que iniciará las ventas en México, y como Autocosmos tiene presencia en 8 países de América Latina, incluida la tierra azteca, hoy podemos darnos el lujo de ofrecerte una prueba competa al primer auto 100% eléctrico de carácter masivo.

 

Características técnicas y mecánicas

Al ser un auto 100% eléctrico, la mecánica se mide diferente a lo que estamos acostumbrados, bajo el capot encontramos un motor eléctrico de 80kW, equivalentes a 110 CV en un motor a combustión. Esto puede parecer relativamente poco para un auto de proporciones compactas, pero la gran ventaja del motor eléctrico es que su entrega es inmediata y que el torque es mucho mayor. En este caso entrega 284 Nm a las ruedas delanteras.

La batería que alimenta este motor es de iones de litio de 24kw/h, pesa 300 Kg, está colocada debajo de los asientos traseros y en parte del baúl, al cual le resta un poco de capacidad, pero es más amplio que en muchos otros autos de producción. Con esta disposición de la batería se obtiene un centro de gravedad muy bajo además de una rigidez estructural mayor que un hatchback normal.

Esta batería se puede recargar mediante tres “cargadores”. El primero es un enchufe de 110v como el usado en EE.UU. y otros países, que toma entre 18 y 20 horas para una carga completa. El segundo enchufa a 220v reduciendo el tiempo de recarga a ocho horas. Finalmente la estación de carga rápida –que requiere de una segunda conexión en el auto pues las otras dos son en la misma- carga el 80% de la batería en sólo media hora.

Adicionalmente a la batería que alimenta el motor, hay una secundaria de plomo-ácido de 12v como en cualquier auto. Con esta batería se alimentan los sistemas secundarios como el sistema de audio, las luces, limpiadores, etc. y se recarga también mediante un panel solar colocado en la parte trasera del techo.

Con todo este peso, torque etc. el Nissan LEAF logra un tiempo no oficial de 0 a 100 Km/h de 9.9 segundos y una velocidad máxima de 150 Km/h, suficientes para la movilidad dentro de una ciudad, que es para lo que está pensado.

 

Seguridad

La IIHS o Insurance Institute for Highway Safety en Estados Unidos calificó al Nissan LEAF con el título “Top Safety Pick”, su calificación más alta tomando en cuenta choque frontal, lateral, trasero y un vuelco mientras que el órgano europeo Euro NCAP le otorgó cinco estrellas, también su calificación más alta.

 

Diseño

Lo primero que nos llamó la atención -y también a mucha gente se nos acercó durante la pruebas- fue el tamaño de los faros. Además de ser muy alargados, terminan muy altos y por encima del capot. Esto es una solución aerodinámica para reducir la resistencia del aire y direccionarlo por arriba de los espejos laterales –éstos son más cortos de lo normal- para mandarlo rápidamente hacia atrás. Fuera de la apariencia extraña que provocan los faros, es un auto completamente normal que además -podríamos decir- está orgulloso de lucir diferente y gritar que es un auto eléctrico, algo que puede ser atractivo también para los clientes.

 

Interior

Continuando con el tema amigable con el ambiente, el 90% de los componentes del interior del Nissan LEAF son reciclados y reciclables, lo que significa que ya fueron usados y podrán ser reutilizados para otras cosas una vez que el auto termine su ciclo de vida.

Algo que realmente nos sorprendió fue la calidad de ensamble y de los mismos materiales del interior. Todo está unido al nivel de cualquier auto Premium y hay materiales suaves al tacto, que no son brillosos y que le dan un ambiente realmente agradable al LEAF.

Los colores claros le dan la sensación de amplitud pero también las cinco plazas cuentan con muy buen espacio en todas direcciones además de que las ventanillas grandes permiten una visibilidad muy buena.

Por dentro, la verdad es que se siente y se ve como un auto completamente normal, sólo algunos detalles como la palanca selectora para engranar reversa, neutral, parking o drive que tiene unos detalles en azul y es más baja o los diales del tablero, delatan que se trata de un auto “especial”.

 

Manejo

El acceso en la versión del Nissan LEAF que nos tocó probar es mediante una llave de presencia que sólo es necesario portar para oprimir el botón en la manija y que los seguros se abran. Lo mismo sucede cuando se está adentro y se pone en marcha” el motor.

Para comenzar a moverse, sólo es necesario que la llave esté dentro del auto y que oprimamos el botón de arranque. A diferencia de los autos con motor de combustión interna con este mismo sistema, el LEAF no produce ningún sonido del motor al ponerse en marcha, sólo una música muy baja –y muy japonesa- y un testigo en el tablero color verde, te avisan que el auto está listo para moverse.

La sensación inicial es algo extraña pues no existe ningún ruido del motor (cuando el auto circula en reversa produce un sonido para alertar a los peatones) y el interior está tan bien insonorizado que los ruidos externos no se perciben dentro. Como la transmisión es de una sola velocidad, no existen lapsos de falta de entrega de poder, todo es muy suave y constante.

Si se le pisa el acelerador a fondo, el auto responde bien y sale muy rápido –más rápido que algunos autos deportivos- pero también esto tiene repercusiones en el nivel de la carga. Tocando este tema, algo que te cambia completamente el LEAF son tus hábitos de manejo, ya que además de inspirarte a tratar de obtener lo más posible de una carga y ser “amigable con el ambiente”, también te mantiene con miedo a quedarse tirado en medio de una avenida y sin forma de poder ir a una estación de servicio con un bidón. Además, si te quedas sin batería, en el enchufe casero tardará 8 horas aproximadamente en recargarse por completo, quedándote sin auto en ese tiempo.

Durante la semana que tuvimos el auto a prueba, éste cumplió con nuestras necesidades de movilidad en su totalidad, sólo un día estuvimos a punto de quedarnos sin carga y es que con tanta subida y bajada en la Ciudad de México la autonomía de 170Km prometida por la marca en realidad bajó hasta 110 Km reales.

Todos los autos eléctricos que están saliendo al mercado internacional cuentan con sistema de recuperación de energía por frenado –al igual que muchos híbridos- que es una gran forma de generar electricidad con el mismo movimiento del auto. Esto se aprecia mucho más en una bajada prolongada, pues en el caso del LEAF notamos un incremento importante en la autonomía que marca el auto (también disminuye cuando vas de subida, hay que decirlo).

Hace algunas semanas también tuvimos oportunidad de probar el MINI E (también eléctrico) y comparándolos, el LEAF se siente mucho más parecido a un auto normal. La frenada no es brusca como en el MINI E, la suspensión es más suave, la dirección también y sobre todo, sí se siente que lo podes usar como auto citadino sin problemas. La única desventaja es que el MINI E recupera mucho más energía al soltar el acelerador.

Acostumbrarse a llegar a casa después de un día de trabajo y conectar el auto a la corriente es relativamente fácil, de hecho es tan fácil como lo hacemos todos los días con el celular. Se conecta primero a la pared y después se le abre “el capot pequeño” donde están las entradas de los conectores y se enchufa. Una serie de notas suena en el fondo del auto y tres luces en medio del tablero empiezan a parpadear para indicarnos que ya se está cargando, ¡así de simple!

 

Conclusión

Durante nuestro períoodo de prueba cargamos el Nissan LEAF todas las noches regresando de trabajar (algunas veces con poco recorrido y otras con más) y para la mañana siguiente la batería estaba llena o casi completamente llena lo cual resulta muy conveniente.

En cuanto a costos, aún no podemos saber cuánto incrementó nuestro gasto de electricidad en casa pues los recibos tardan más tiempo. Podemos decir que el consumo del LEAF durante la prueba fue de:

 -Promedio de gasto durante nuestra prueba (dato que nos da la computadora de viaje dentro del auto): 5.0 kW/h/Km

-Autonomía real de nuestra prueba (multiplicando los 24 kW/h de la batería por los 5.0 kW/h por Km de promedio de gasto): 120 Km con una carga

Volviendo al tema del día a día, nosotros pudimos movernos perfectamente dada la infraestructura como está hoy, pero ¿qué pasará cuando se quiera salir a ruta? Para eso se tendrá que tener otro auto convencional.

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinás? Contanos