Probamos el nuevo FIAT Punto
29/01/2013 Pruebas de manejo

Probamos el nuevo FIAT Punto

El compacto italiano se renueva con muy buenas armas para seguir peleando en lo alto del segmento.

¡Un compacto made in Mercosur con plásticos suaves en la cabina! Aunque usted no lo crea, así de seria es la marca italiana con la renovación del Punto, el hatchback destinado a pelear en el renglón alto del segmento que se acaba de renovar y viene recargado.

El FIAT Punto es uno de los pocos modelos de la marca italiana que conservó su nombre durante 3 generaciones consecutivas en Europa. Situado encima del Palio, en Argentina el modelo llegó en 2007 proveniente de Brasil. En ese momento le hacía frente al modelo más deseado del segmento, el Peugeot 206; ahora que el juego se ha complicado, con exponentes como el Fiesta KD, el nuevo C3 y el próximo 208, la marca introdujo cambios para revalidar su propuesta.

 

Diseño

El Punto llevaba el sello de ItalDesign, que también firmó a la primera generación italiana, allá por 1993. Su estética era una de las más depuradas del segmento, simple, libre de adornos y además con un frontal que hacía recordar a un pequeño Maserati.

En esta refrescada de mitad de vida, es simple en el plano exterior y sigue el facelift europeo de 2009 denominado Punto Evo. Se destaca el trabajo en el paragolpes, ahora con un protector bucal en negro que se extiende a los laterales envolviendo a las luces de giro. Sobre la parrilla se aprecia el bigotito cromado, firma de la marca desde la llegada del 500. En el paragolpes trasero repite la gruesa franja negra y aparecen luces de carcasa transparente con bordes tipo LED como las vistas en los Idea y Grand Siena.

 

Interior

FIAT apuesta fuerte con la renovación del Punto y lo hace repitiendo el diseño de su nueva estrella, el Bravo. Se destaca la parte central del tablero con formato de arco que engloba una guanterita abierta y el estéreo integrado de frente grande, dejando en un plano diferenciado al climatizador. Otra idea tomada del hermano mayor es combinar plásticos duros al tacto con una franja longitudinal en material inyectado, de ese que no hace ruido cuando le clavamos las uñas, una auténtica revelación en el segmento, exceptuando al Fiesta KD.

Los decorados son interesantes, hay negro brillante estilo tecla de piano, biseles metalizados y un color diferenciado en la sección “mullida” que suma un tramado de líneas en bajorrelieve.

El cuadro de instrumentos repite el estilo del Bravo, con dos relojes principales embutidos en cilindros negros con un display entre ellos que dá la información de la computadora y del estéreo con el discutible Media Player, indica el cambio (si la caja es Dualogic) y la información gráfica de los sensores de estacionamiento posteriores. Nuestra unidad contaba con volante en cuero de grip anatómico y controles multimedia incluyendo órdenes por voz.

El espacio en las plazas traseras es simplemente correcto y limitado en altura. Lo mismo sucede adelante, especialmente si se cuenta con el techo panorámico doble, ya que las butacas están muy altas. La posición de manejo ideal se alcanza fácilmente con regulación en altura y profundidad de volante y vertical de asiento.

 

Comportamiento dinámico

El Punto probado utiliza el motor 1.6L 16V de la familia EtorQ con 115 CV a 5.500 rpm y 159 Nm a 4.500 vueltas. En nuestra ocasión la caja fue la manual robotizada o manumática Dualogic con selector secuencial y levas detrás del volante, de la que podés conocer su funcionamiento en las Noticias relacionadas al pie de esta nota.

Lo primero que se siente es que emprende la marcha con suavidad, lo segundo es el bajón que se produce al pasar de cambio. Para contrarrestar esto, lo mejor es levantar el pie del acelerador en el momento en que detectamos que va a pasar el cambio y volver a pisarlo, repitiendo el timing que tendríamos con una caja manual. Si se decide subir de cambios manualmente este truco mucho más fácil ya que nosotros decidimos el momento.

La otra gran novedad del renovado Punto la sentimos cuando giramos el volante, atrás quedó la dirección sobreasistida del modelo original, ahora hay un tacto más duro de tipo deportivo. Las suspensiones también abandonan el clásico seteo FIAT de puro confort. Es cierto que el Punto ahora se siente un poco áspero, pero el pacto firmado con la dinámica es recibido con los brazos abiertos.

En ruta se lo aprecia muy bien plantado, el motor no es brillante pero empuja bien, y la insonorización de la cabina es buena hasta los 140 km/h que en el GPS apenas superó los 130 km/h. El día de pruebas había fuertes vientos, pero logramos alcanzar 190 km/h (180 y pico reales) en una sola pasada.

Entrando fuerte en curva la tendencia es naturalmente al subviraje y no le gusta mucho mover la cola cuando se levanta repentinamente el acelerador. Sin llegar a ser deportivo, es dinámicamente muy competitivo y mucho más divertido que el original, conteniendo mejor el rolido y pasando curvones con gran aplomo.

 

Conclusiones

El nuevo FIAT Punto es mucho más auto que el anterior, por un lado está el combo suspensión / dirección más dinámicos, por el otro el nuevo interior con un upgrade que transmite nivel y calidad. Las únicas quejas son el accionar de la caja Dualogic, que al igual que todas las transmisiones manumáticas no es tan fluida como una auténtica automática, y el consumo de combustible elevado, especialmente en ciudad.

Hablando de precios, el Punto Essence 1.6L Dualogic aquí probado cuesta $104.420, con caja manual baja a $99.420 y hay una versión Sporting por $102.320. Si tenemos en cuenta el equipamiento, lo deja muy bien plantado contra el Fiesta KD, el Citroën C3 y el Honda Fit. Ciertamente no tiene el despliegue de seguridad del Ford, el parabrisas del Citroën o el espacio interior del Honda, pero es fachero, está bien hecho y anda bien.

¿Vos con cuál de los cuatro te quedarías?

Si querés ver la comparación con estos contrincantes hacé click aquí.

Galería Nuevo FIAT Punto 1.6 L a prueba

Nuevo FIAT Punto 1.6 L. a prueba

1 de 28

¿Qué opinás? Contanos