Test drive

Nuevo Peugeot 308 THP a prueba

Una renovación que trasciende lo puramente estético.

Nuevo Peugeot 308 THP a prueba

El segmento de los hatchbacks medianos es uno de los terrenos más difíciles que enfrentan las marcas, no sólo por la competitividad que presenta el mercado sino porque los potenciales compradores suelen estar bien informados y exigen que el vehículo cuente con características diferenciales más allá de su precio.

En este ámbito, Peugeot supo hacerse un lugar preferencial en cuanto al diseño, ofreciendo junto con su compañero de grupo Citroën, ciertas características únicas que si bien entran por los ojos, muchas veces determinan la decisión de compra.

Pero no todo son techos panorámicos u ópticas bonitas. Y en nuestra prueba al renovado 308 fabricado en Argentina vamos a tratar de desmenuzar las virtudes y defectos de un vehículo que parece ser un viejo conocido pero que esconde varias novedades.

 

Mecánica y Seguridad:


La versión probada es la Feline THP, siglas que indican la presencia de un turbo en su motor naftero de 1.6L., que le permiten desarrollar una potencia de 163 CV a 6.000 rpm y un torque de 240 Nm. Este impulsor, también utilizado en otros vehículos del Grupo PSA, en este caso está asociado a una caja manual de 6 marchas, la cual está configurada para ofrecer cambios relativamente cortos, favoreciendo al consumo.

Esta caja es la principal novedad mecánica con respecto a la generación anterior, dándole mayor elasticidad al motor y una relación final más larga, que permite circular a 120 Km/h (tomados por GPS, el velocímetro marca 125 Km/h) a 2.800 rpm., un régimen muy bajo de revoluciones para un motor de esta cilindrada. A esta velocidad, el consumo se situó en valores muy bajos, aunque de eso vamos a hablar más adelante.

En materia de seguridad, la principal diferencia de esta versión y la Allure Plus es que a los airbags de conductor y acompañante obligatorios se le suman airbags laterales delanteros y de cortina. Además, se incluye el sistema ESP, un ítem diferencial contra algunos competidores del segmento.

Estas medidas de seguridad son completadas con anclajes ISOFIX de serie en los asientos traseros (que poseen cinturones de tres puntos en todas las plazas) y por una particularidad que viene a solucionar un problema delictivo en la generación anterior, el “Súper Bloqueo” de puertas. El mismo se activa al presionar dos veces la llave desde el exterior, imposibilitando la apertura de las puertas y el baúl desde el interior del vehículo, resolviendo así la problemática del robo de la rueda de auxilio, que ahora es de chapa y de 16” en todas las versiones.

 

Diseño e interior:

El restyling de este 308 es exclusivo para el mercado regional, ya que utiliza la misma plataforma que el modelo al que reemplaza. Sin embargo, es a nuestro criterio un facelift muy bien logrado, con un cambio radical en su frontal que ahora muestra al león enmarcado por la parrilla cromada, (tal como ocurría en los modelos de antaño) y un renovado grupo óptico, que pierde las luces de xenón pero suma luces diurnas en LED. En la parte de atrás, las ópticas también son nuevas, con un efecto muy interesante y distintivo, aunque mantiene las falsas salidas de escape, que no engañan ni al observador más desinformado.

Puertas adentro el nuevo Peugeot 308 se pone muy interesante. Su techo panorámico es un elemento que tranquilamente puede inclinar la balanza a su favor al momento de la compra, ya que se trata de una gran superficie acristalada que se extiende hasta por encima de las plazas traseras (ver galería). Mucho se puede discutir sobre la utilidad de un techo que no puede abrirse, pero luego de manejarlo durante una larga semana y varios kilómetros de ruta, la verdad es que la sensación de habitabilidad es sorpresivamente reconfortante, tanto que no dan ganas de cerrarlo en ningún momento.

Desde la posición del conductor tenemos un volante de aro muy grueso, que al principio resulta un tanto extraño al tacto si estamos acostumbrados a vehículos de segmentos inferiores pero que se vuelve sumamente cómodo, mas aún en esta versión en la que está forrado en cuero. Este volante no cuenta con ningún botón, ya que los mismos están situados en las palancas traseras. Si venís de un vehículo con volante multifunción quizás tardes en acostumbrarte, pero a los pocos kilómetros te vas a dar cuenta que este sistema hasta resulta más práctico en muchos casos.

Las butacas son confortables a la vez que cuentan con una muy buena sujeción lateral y su renovado diseño se ve muy favorecido por las nuevas costuras blancas, también visibles en otros elementos del vehículo.

 

Equipamiento y practicidad:

Ahora, tanto la versión Feline que probamos como la Allure cuentan con una nueva pantalla táctil multifunción de 7 pulgadas ubicada en el medio de la consola central, (antes estaba ubicada por encima) una reubicación que facilita bastante su operación, aunque como en muchos de estos casos, es menester comandarla desde las palancas detrás del volante al momento de manejar (suponemos que a nuestros ilustrados lectores no hace falta recordarles que las direcciones en el GPS deben ingresarse cuando el vehículo está detenido o en su defecto, por el/la acompañante).

Desde esta pantalla podemos visualizar la cámara de retroceso, el navegador satelital y el sistema de audio, que cuenta con una memoria interna de 16Gb (denominada Jukebox) y entrada auxiliar USB situada en el torpedo. Su sistema de 4 parlantes + 2 tweeters responde muy bien a volúmenes normales, aunque nos hemos decepcionado un poco con el rendimiento de los agudos si dejamos el auto con las puertas abiertas y nos alejamos unos pasos. También se presentan ciertas “frituras” cuando sobrepasamos los ¾ de su rango volumétrico (que dicho sea de paso, es una medida demasiado fuerte para escuchar en cualquier ámbito). Así que podemos decir que el equipo de audio cumple perfectamente para cuando le damos un uso civilizado.

Si te preocupa el espacio interno, con el 308 eso no es un problema, ya que mantiene la misma habitabilidad que su antecesor, permitiendo que 5 adultos puedan viajar sin incomodidades. Para llevar las cosas de todos tenemos un baúl de 430 litros, el cual demostró un fácil acceso pero que más de una vez nos hizo bajar del vehículo porque quedó “mal cerrado” según nos informaba la computadora de a bordo; quizás sea porque la unidad probada es prácticamente 0Km y necesita “ablandarse” o porque fuimos demasiado sutiles, lo cierto es que nuestro portón trasero no bastaba con dejarlo caer sino que siempre exigía darle un “empujoncito”.


Comportamiento dinámico:

El conjunto de motor/transmisión es sencillamente impecable. El impulsor responde con soltura a las demandas del pie derecho, y la acción del turbo le permite una buena elasticidad aún en marchas altas. Al respecto, la palanca de 6 velocidades cuenta con un buen tacto y precisión, salvo cuando debemos pasar de la reversa a primera, acción que más de una vez nos hizo repetir el intento.

En ruta, la marcha es confortable, ya que como mencionamos antes, a 125 Km/h (120 de GPS) las revoluciones se mantienen en apenas 2.800 rpm, lo que se traduce en poco ruido en el habitáculo y una vibración mecánica prácticamente nula. A esta velocidad el consumo se situó en 6.4L/100 Km., aunque en el camino de vuelta, con un viento en contra y con algunas ráfagas laterales que provocaron un gran aumento del ruido aerodinámico y sensibilidad en la dirección, el consumo trepó  hasta los 7.8L/100Km.  Por otro lado, a 135 Km/h (130 de GPS) el motor trabaja a 3.050 rpm y el consumo se sitúa en un promedio de 7.4L/100 Km.

El calibrado del chasis permite buena estabilidad y perdona errores, sin ser deportivo es veloz en curvones y benévolo con el asfalto en mal estado. Su configuración en la suspensión puede definirse como algo seca pero blanda al mismo tiempo; el vehículo tiene muy poco rolido, excelente agarre, y a la vez resulta confortable. Hablando sin vueltas, es mas duro de amortiguadores que de suspensión.

Esta “sequedad” ante las imperfecciones se debe en gran parte a sus neumáticos Michelin de taco bajo, cuyas medidas 225/45 R17 hacen lucir a sus llantas muy bonitas pero que a su vez pasan factura en los empedrados.
 

Conclusión:


El nuevo Peugeot 308 en su versión Feline THP ofrece una opción diferencial en cuanto a su diseño, que alcanza su punto más alto justamente en el enorme techo panorámico. A sus puntos a favor se agrega la combinación caja/motor que en este caso es excelente, permitiendo un gran desempeño tanto en ciudad como al momento de realizar un viaje. También vale la pena destacar su equipamiento de seguridad donde brilla un ESP que algunos de sus competidores no ofrecen ni siquiera como opción y el hecho de contar con una buena calidad en sus terminaciones tanto en el interior como en el exterior.

Por otro lado, este vehículo tiene la difícil tarea de pelear contra verdaderos clásicos del segmento como el VW Golf o el Ford Focus, que por estos días se ofrecen con plataformas nuevas y globales. Aunque el Peugeot 308 se sitúa en el mismo escalón de precios y puede hacer que más de uno eche mano a su calculadora, su renovado aire y su nueva comunión mecánica son argumentos valiosos ante los que están por decidir su compra.

Como siempre repetimos, la mejor forma de conocer un auto es informarse, ir a verlo, sentarse y probarlo. Si no tenés la posibilidad de tenerlo cerca, (o si recién lo estás conociendo) nosotros además de contarte todo lo que sentimos arriba del auto te lo acercamos con estas fotos:

Ezequiel Las Heras recomienda

¿Qué opinás? Contanos