Prueba nuevo Ford Ka: Los chicos crecen
7/4/2016 Pruebas de manejo

Prueba nuevo Ford Ka: Los chicos crecen

Le hicimos más de 1.000 kilómetros a la nueva generación del Ford más accesible.

El nuevo Ford Ka es uno de los lanzamientos más esperados de 2016. Muchos usuarios ven con agrado a la nueva generación de un vehículo que ha sido para muchos su primer auto y que ahora se presenta con un diseño alineado a la estética más reciente de la marca, pero otros tantos también están esperándolo con ansias por el simple hecho de ser el 0 Km más accesible de Ford. Autocosmos lo manejó durante más de 1.000 kilómetros por diversos caminos para contarte todo lo que necesitás saber antes de comprarlo.

 

Diseño e interior

Empecemos por lo principal: olvidate que es un Ka. Sí, así de fuerte como se lee, a este auto le queda chico el nombre. Ya no es un “city car” de tres puertas donde viajan cómodos solamente los que van adelante. El nuevo Ford Ka está basado en la plataforma del Fiesta KD, y su espacio interior es aún más amplio que éste. Es tan sorpresivo el espacio interno, (donde entran 4 adultos altos de forma cómoda) que te hace pensar que te equivocaste de auto; al nuevo Ford Ka habría que pensarlo en tamaño como si fuese la nueva generación del ya descatalogado Fiesta One. 

olvidate que es un Ka 

Desde afuera vemos como su diseño se aggiornó a la filosofía Kinetic Design, aunque sin llegar a las angulosas líneas del nuevo Fiesta. Esta concepción le otorga un aire moderno, sepultando para siempre la silueta redondeada y rupturista del Ka original.

Como dijimos, el habitáculo es bien alto y el espacio para las piernas es bastante amplio, tanto en las plazas delanteras como en las traseras gracias a su distancia entre ejes de 2.491 mm y a un baúl pequeño, donde el equipaje de una familia yéndose de vacaciones entraría con cierta dificultad. Si tenés el Ka de anterior generación, considerá que con el nuevo vas a tener un baúl un poco más reducido.

Para esta prueba manejamos a la versión SEL, actual tope de gama, cuyo aspecto diferencial en el habitáculo es la inclusión de asiento de conductor regulable en altura y una computadora de abordo cuyas funciones se muestran en una pantalla ubicada en la parte superior de la consola central. Tanto en esta pantalla como en todos los botones del habitáculo encontramos una agradable retroiluminación celeste, que se destaca principalmente en las agujas del tablero y la perilla del volumen del sistema de audio. Un detalle muy bonito realmente, que habla del cuidado y el esmero que puso Ford para este interior.

Si tenés el Ka de anterior generación, considerá que con el nuevo vas a tener un baúl un poco más reducido 

Por otro lado, salvo en el volante el resto de los plásticos son duros; el ensamblaje es correcto pero deja ver las deficiencias propias de un vehículo compacto brasilero, donde todo se mueve al aplicarle fuerza. Sin embargo, estos plásticos son agradables al tacto, (mas allá de que el único componente con material más blando sea el volante). El trabajo de texturas en el habitáculo está muy bien logrado, y en este punto destaco el aplique de tela en las puertas, otro detalle muy bienvenido.

En las otras versiones más económicas, en vez de una pantalla central con la información de la computadora y el sistema multimedia tenemos un espacio de guardado con una tapa que oficia de practiquísimo holder para el teléfono celular, (con una entrada USB al fondo) con el que podemos sostener firmemente a nuestro smartphone y utilizar funciones como el navegador GPS a través de una pantalla LED a colores con total comodidad, ítems que no están incluidos ni en la versión tope de gama que probamos. En lo personal me gustaría ver esta solución en una mayor cantidad de vehículos compactos, más aún cuando consideramos que la inmensa mayoría de personas que puede acceder a un 0 Km ya posee un smartphone.

A mi gusto, esta consola central (también vista en el Fiesta KD y por ende en la EcoSport) no es del todo práctica. El teclado numérico, más allá de ser útil para tener un rápido acceso a las estaciones de radio guardadas, no suele utilizarse para hacer llamadas telefónicas, (donde directamente se usan los contactos de la agenda) siendo algo que agrega muchos botones, complejizando demasiado a la consola central.

En el medio de esta consola hay una suerte de joystick con un botón redondo en el centro, mi primer instinto fue girarlo para navegar por los menús hasta caer en la cuenta de que en realidad se trata de una especie de palanca que no gira, con un accionamiento un poco tosco pero acostumbrable. Más allá de eso, la ergonomía de los demás botones están muy bien, se notan los componentes de calidad.

Detrás del volante tenemos un tablero con las mencionadas agujas celestes luciéndose en el velocímetro central, con un pequeño tacómetro del lado izquierdo y otra aguja del lado derecho para señalar el nivel de combustible. El nuevo Ford Ka no tiene un indicador de temperatura del agua, que reemplaza directamente por una luz de emergencia que nos avisa si hay sobrecalentamiento.

 

Mecánica y Seguridad

La nueva generación del Ford Ka está impulsada por un cuatro cilindros naftero de 1.499 cc. 16V, que entrega 105 CV a 6.000 rpm y un torque de 138 Nm a 4.500 rpm. Esta potencia es enviada a las ruedas delanteras (en el caso de esta versión, con llantas de 15”) mediante una caja manual de 5 cambios. Este impulsor responde muy bien, pero eso es algo de lo que vamos a hablar en la sección de Comportamiento Dinámico.

En cuanto a seguridad, acá tenemos los motivos más fuertes para desembolsar un extra por la versión SEL: El Ford Ka es el vehículo 0 Km con Control de Estabilidad (ESP) y Control de Tracción más accesible del mercado, ítems invisibles pero de vital importancia para  salvar la integridad de los ocupantes y del vehículo. Tan importante es, que será obligatorio en nuestro país a partir del 2018 para cualquier auto nuevo.

El Ford Ka es el vehículo 0Km con Control de Estabilidad (ESP) y Control de Tracción más accesible del mercado

Además de estos dos ítems, la versión que probamos cuenta con Asistencia de Arranque en Pendiente, uno de los sistemas de confort más útiles en la ciudad o para los que están aprendiendo a manejar.

Claro que además de estos sistemas exclusivos para la versión SEL, el Ford Ka cuenta con los obligatorios frenos ABS y airbags frontales, sumándose también los anclajes ISOFIX en las plazas traseras en toda la gama.

 

Comportamiento Dinámico

En la ciudad se muestra ágil y suficiente, su caja de 5 cambios tiene una primera bien corta que pide paso a segunda casi inmediatamente. El motor responde tan bien que pareciera que le queda grande. Pero más allá de sus buenas prestaciones, esta sensación se debe en gran parte al reducido peso del vehículo.

El andar es el esperable para su rodado, (de 15” en esta versión con llantas de aleación, y de 14” con llantas de chapa en versiones S y SE) es un vehículo chico con suspensión de configuración más bien endurecida, que deja sentir los empedrados y baches.

En ruta la tenida es buena, es un vehículo que se siente firme en las curvas y durante los sobrepasos, pero que se mostró algo sensible a los vientos laterales, algo que sin lugar a dudas se debe a su altura de 1.525 mm. A velocidades superiores a los 100 Km/h se hace presente el ruido aerodinámico, aunque vale decir que tanto el motor como el rodamiento permanecen bien aislados.

A 120 Km/h (115 según el GPS) el auto vá a 3.100 rpm, un régimen bastante bajo, mientras que a  110 Km/h ya está en las 3.000 rpm, con un consumo promedio a esta velocidad de 6.7 L cada 100 Km.,  mientras que si llevamos la aguja celeste del velocímetro hasta los 130 Km/h (125 de GPS) el tacómetro se detiene en las 3.500 rpm., cifra propia de un motor más grande que el que tiene, esto es gracias a que la 5ta está muy bien relacionada, dejando trabajar al motor sin “enroscarse” de más. En los más de 1.000 Km que le hicimos al nuevo Ford Ka, (800 de ellos en ruta) nuestro consumo se situó en un promedio de 7 L cada 100 Km.

 

Conclusiones

Muchos interesados se acercarán al nuevo Ford Ka y muchos se sorprenderán al subirse. Los que imaginábamos un auto que podría pelear contra los más chiquitos del mercado nos encontramos con un vehículo alto, espacioso y cómodo, pero con un baúl que nos deja con ganas de que llegue la versión sedán denominada Ka+, (que oportunamente probamos en México) aunque todavía la marca no prometió nada al respecto.

El que está buscando un auto ágil y confiable tanto en la ciudad como en ruta se va a encontrar con una muy buena opción, con un motor de 1.5L de 105 CV que responde perfectamente a las demandas del tránsito citadino y que sorprende con su rendimiento y elasticidad en ruta, permitiendo viajar a velocidades normales y lograr sobrepasos sin mayor esfuerzo.

Este impulsor y su arsenal tecnológico tanto en equipamiento como en seguridad, lo convierten en una de las opciones más tentadoras del segmento, aunque su reducido baúl puede ser una limitación importante para una familia con 4 integrantes.

aunque el nombre le quede chico, tiene todo para convertirse en uno de los grandes del segmento 

El nuevo Ford Ka llegó para ocupar ese espacio vacío que tenía la marca por debajo del Fiesta, y aunque el nombre le quede chico, tiene todo para convertirse en uno de los grandes del segmento.

¿Qué opinás? Contanos