Tecnología

AIRBAG-PRO, chalecos salvavidas para motociclistas

Se despliegan un segundo después del impacto, son reutilizables y absorben la energía del choque en un 90%.

AIRBAG-PRO, chalecos salvavidas para motociclistas

A veces pareciera que nos acostumbramos a conocer año tras año cómo aumentan las cifras mundiales de personas que mueren en accidentes de tránsito, o que sufren traumatismos por la misma causa.

Opiná en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

Es por lo anterior que los fundadores de Tech4Riders, Germán Acevedo y Víctor Silva (ambos ingenieros navales y ex oficiales de la Armada colombiana) decidieron crear junto a un equipo científico e interdisciplinario el Centro de Innovación para Motociclistas, que desarrolló una novedad dedicada a preservar su vida e integridad física.

Los AIRBAG-PRO, que se comercializan a través del sitio AIRoBAG, fueron creados con el fin de disminuir la gravedad de los golpes causados en los accidentes de tránsito, mediante el rápido inflado de las camaras de aire que cubren las zonas vitales; además de distintos accesorios como cubiertas de caucho en los hombros y espalda, coderas, rodilleras, etc..

En el uso del AIRBAG-PRO participan dos sistemas mecánicos: el airbag que es el elemento activo; y el otro, compuesto por espumas inteligentes que es el pasivo; ambos posibilitan una absorción de la energía del impacto mayor al 90%.

Estos chalecos “salvavidas” son reutilizables porque llevan cartuchos de gas (uno o dos dependiendo del modelo) que se activan cuando se produce el impacto y el motociclista se separa de la moto, estando previamente conectado al chaleco mediante un cable.

Mediante el uso de una prenda, que pareciera ser como cualquier otra, se protege activamente toda la zona desde el cuello hasta el cóccix (al mismo tiempo el pecho, el abdomen y la espalda), reduciendo a su vez las heridas traumáticas del cráneo y el encéfalo; además del latigazo y la híper prolongación cervical.

No es el primer ejemplo de airbags para ciclistas y motociclistas, desde mediados de la década del setenta se vienen trabajando en estos prototipos siendo Honda la pionera desarrolladora de un mecanismo parecido (pero con la forma similar al de un auto ya que se desplegaba desde el tanque), para el modelo Gold Wing del 2005.

El invento que pensó Germán Acevedo, que ya fue reconocido por su importancia social obteniendo varios premios, tiene un valor varía entre 170 a 430 dólares, que dependiendo del modelo; posee tres patentes en Colombia pero ya cuenta con distribuidores en Estados Unidos, Perú, España, Ecuador y México.

AIRBAG-PRO, chalecos salvavidas para motociclistas

Ezequiel Cortese recomienda

¿Qué opinás? Contanos