¿Te gustan las chatas? Mirá esta Ford de 1949 con 1.200 CV
11/7/2018 Tuning y Gadgets

¿Te gustan las chatas? Mirá esta Ford de 1949 con 1.200 CV

Su nombre es Old Smokey F1 y fue construida por Chuckles Garage.

Así como existen autos con que se ven increíbles pero con una performance que no está a la altura, en el mundo del tuning hay vehículos en los que la estética queda en el olvido, ya que lo primordial es lograr el máximo poder.

Uno de los mejores ejemplos de estos "Rat Rods" con una carrocería nada pulcra pero que a la hora de pisar el acelerador está a la altura de los superdeportivos en términos de aceleración, es esta Ford F1 de 1949, mejor conocida como Old Smokey F1.

Transformado por Chuckles Garage, con sede en Santa Rosa, California, este clásico fue personalizado mecánicamente luego de estar en el abandono por años. Sólo para darnos de la idea del estado de dejadez de esta chata repleta de óxido, es el precio de apenas USD 225 por la que fue vendida.

Tal vez muchos lo primero que hubieran hecho en el trabajo de remodelación de esta Ford F1 de1949 habría sido hacer una extensa labor de chapa y pintura, sin embargo, los creadores de este proyecto decidieron conservar ese estilo vintage por lo que dejaron el aspecto corroído y sólo se dedicaron a contener el óxido para que no siga haciendo de las suyas en el metal.

Ya decididos en mantener este aspecto, Chuckles Garage continuó con lo más increíble de este programa, que fue intercambiar cada uno de los componentes mecánicos para darle un nuevo espíritu a esta pick-up.

Más allá de dotarlo de un sistema de suspensión ajustable, una caja secuencial de cuatro velocidades, un kit de frenos con discos de 13.6 pulgadas, un chasis tubular estilo NASCAR y un spoiler, el Old Smokey F1 tiene como punto medular el poderoso motor Diesel tomado de un camión Freightliner 2005.

Gracias al bloque Cummins turbodiesel de 5.9 litros alterado en los turbos, intercooler, escape e inyectores, esta Ford F1 de 1949 arroja nada más ni nada menos que 1.200 CV y más de 2711 Nm. Por si esto fuera poco, en la caja porta un sistema de inyección de metanol y otro de óxido nitroso. Toda una locura.

Aunque el interior mantiene ese look vintage, este Ford F1 recibe una butaca de competición, cinturón de seguridad de cinco puntos, un volante forrado de cuero, dos cuadros de instrumentos, una pantalla táctil y un sistema corta corriente.

¿Te animás a darte una vuelta?

 

Quemando neumáticos y combustible

¿Qué opinás? Contanos