Prueba Audi Q2: El CrossJoven premium
10/8/2018 Pruebas de manejo

Prueba Audi Q2: El CrossJoven premium

¿Puede respetar la impronta de la marca en frasco tan chico?

Audi Q2 a prueba

Las marcas premium ya no son para grandes (de DNI) y es por ello que en las últimas décadas las vimos atacar segmentos cada vez más chicos. Audi marcó el pulso con el A3, y luego se arriesgó más con el A1. Cómo ahora los SUV / Crossover son los más buscados, entonces la marca fue escalando hacia abajo su gama Q. Y así llegamos al Q2, ¿Tendrá todo lo necesario para ser premium?

¿Tendrá todo lo necesario para ser premium?

Diseño: el más joven con un detalle del pasado

El Q2 es el más juvenil de su gama, y eso se nota en su diseño que se diferencia del resto de los Q y de los modelos de la marca. Acá las líneas suaves y redondeadas se vuelven más angulosas y marcadas, algo que se aprecia especialmente en la sección esculpida del lateral que recuerda al Jeep Compass original. El remate está en el techo y el grueso pilar C que recuerdan al viejo concept Steppenwolf, uno de los primeros esbozos de Audi en el mundo de los SUV.

Interior: calidad Audi en escala

Puertas adentro te recibe la clásica sobriedad y calidad de Audi. No vas a encontrar elementos de status de los modelos grandes, pero sí plásticos de calidad, encastres perfectos y destellos metálicos en la cantidad necesaria para que se sientan auténticos. Curiosamente las contrapuertas tienen plásticos duros y no hay ni un tramo de tela, mientras que volante, pomo y butacas están recubiertos en un agradable cuero.

Atrás es espacio es correcto, mal no entrás, pero no tenés la clásica generosidad para piernas y cabezas propias de un SUV. A lo ancho entran solo dos adultos, eso sí, los dos asientos están muy bien esculpidos.

Baúl y auxilio

Los 405 litros declarados por la marca para baúl son muy buenos, aunque que al levantar el amplio portón no se siente tan amplio y esto se debe a que el piso de carga está algo alto. A ver esto (y no contar con diferencial trasero) pensamos que el auxilio sería homogéneo, pero es el caso, en lugar de las 215/55 R17, tenemos una 125/70 en llanta de chapa de 19” y mucho espacio libre en forma de una pieza de telgopor para guardar herramientas y otros elementos. Lo único positivo es que te queda espacio para guardar la rueda titular cuando la cambies, pero teniendo el espacio, o colocan un auxilio como el de afuera, o liberan espacio del baúl con una bandeja que se pueda colocar en dos alturas.

Multimedia: ver y no tocar

En este aspecto, el Q2 te ofrece un muy buen equipo multimedia, rápido y con soporte para Android Auto y Apple Carplay. Justamente al usar estos sistemas es donde te das cuenta que la pantalla no es táctil y que la marca sigue usando el MMI con rueda. A su favor hay que decir que con un poco de uso te acostumbras a operarlo, pero es muy curioso manejar aplicaciones táctiles (como el Waze) con una perilla/joystick.

El cluster es el 100% digital y ultra práctico

Si la pantalla del equipo multimedia de 7” es fija, el detalle aeronáutico/tecno lo aporta el HeadUp Display (HUD) con una pantalla transparente que sale de la visera del cuadro de instrumentos. Hablando de Roma, el cluster es el 100% digital y ultra práctico, con mucha información, configuraciones útiles, incluyendo el navegador a pantalla completa.

Comportamiento dinámico: poderoso el chiquitín

El Audi Q2 será chico, pero no escatima en mecánica. Al frente tenés el 1.4 TFSi de 150 CV y 250 Nm desde 1.500 rpm que trabaja con una caja S-Tronic (doble embrague) de 7 relaciones y tracción delantera. El resultado roza lo perfecto, tenés permanente empuje y a duras penas te vas a dar cuenta que está pasando cambios.

será chico, pero no escatima en mecánica

En ruta pasa lo mismo, cada vez que vas sobre el acelerador tenés que esperar un milisegundo para que cargue el turbo y el Q2 empieza una carrera sólida hacia el horizonte. Inclusive la caja no muestra interés por salir de 7º ya que el motor tiene suficiente empuje, y eso que a 120 km/h reales (unos 123 de velocímetro) viaja a unas relajadas 2.500 rpm.

Además de esto tenés distintos modos de manejo. Usando el más ahorrador, Efficiency, la respuesta no es tan viva, e inclusive en ruta te deja un instante de vacío cuando vas sobre el acelerador, pero a cambio te devuelve 9,5 L/100 km en ciudad y 7,1 L/100 km en ruta.

Lo único curioso del Audi Q2 es el comportamiento de las suspensiones en baches o lomos marcados donde se descuelga y te da una respuesta seca como si tuviera perfil bajo de cubiertas o estuvieran sobreinfladas, cosas que no sucedieron en nuestra unidad de pruebas. El resto del tiempo anda muy bien, muestra gran estabilidad y los principales controles (dirección y frenos) están bien calibrados.

Conclusiones

El Audi Q2 es un muy buen vehículo empezando por su mecánica con una excelente dupla motor caja. En el lado negativo quedan la suspensión “golpeadora”, el espacio trasero y el baúl/auxilio, mientras que del lado positivo está la calidad del interior y que no le falta tecnología. Eso sí, no es barato y menos en la unidad probada que tenía todos los chiches. ¿Cómo queda contra otras opciones premium o más equipadas? Hacé click acá para verlo en el comparador de Autocosmos.

¿Qué opinás? Contanos