Prueba Ford Ranger 2.2L y 3.2L MY19
16/10/2018 Pruebas de manejo

Prueba Ford Ranger 2.2L y 3.2L MY19

Analizamos las mejoras en la base y el tope de gama de la pick-up mediana del óvalo.

Ford Ranger 2,2 y 3,2 a prueba

La guerra de las pick-ups tiene distintos momentos, los calientes con lanzamientos de nuevas generaciones, como el de esta Ranger en 2012, momentos tibios como la renovación de esta “chata” en 2016; y luego se entra en la guerra fría con sutiles mejoras. En esta prueba nos vamos a centrar en este aspecto, con la mejora de potencia de la 2,2L que en 2017 pasó de 122 a 150 CV y de 320 a 375 Nm, y con los agregados de seguridad activa avanzados, en la 3,2L.

Diseño: Versión 2.2 Vs 3.2

Parece extraño, pero en el mundo de los autos la estética aventurera se logra con plásticos negros, mientras que en las pick-ups se reservan para las variantes básicas. Asi, las Ranger más económicas y las más caras comparten diseño, pero en el frente de la 2.2 parrilla y paragolpes son oscuros y en el de la Limited hay color carrocería y muuuuuucho cromo.

las ruedas explican un poco el uso que se le va a dar a cada una

Otras diferencias están en la ausencia de “accesorios” incluyendo rompenieblas, estribos y barra antivuelco, que sí dan el presente en los topes de gama. Otros cambios están en los faros, simples en una, con tecnología lenticular en la otra. El remate está en las ruedas y explica un poco el uso que se le va a dar a cada una, mientras la de trabajo tiene unas 255/70 R16 de capa con dibujo AT, la del patrón tiene unas 265/60 R 18 en aleación con tramado ATR.

Interior: de empleado a patrón

Las Ranger 2,2L conservan el tablero previo al rediseño de 2016 con la zona central más ancha y llenas de botones para controlar al ya kilometreado y pre táctil SYNC I. El cuadro de instrumentos es el clásico con dos grandes medidores analógicos, que personalmente prefiero sobre el nuevo de las tope de gama ¿Por qué? Si bien se ve muy moderno con un velocímetro central y dos pantallas a sus lados, desperdicia capacidad de dar información, de un lado ves o la música, o indicaciones del navegador o teléfono, y en la otra millón de funciones, pero cuando ves algunas no podés ver la otras al mismo tiempo, por ejemplo tacómetro y computadora de abordo, algo que sí podés hacer en el cluster clásico.

Muy destacable el SYNC 3 con pantalla táctil rápida

En las Ford Ranger 3.2 el tablero va más hacia líneas horizontales y la parte central es más angosta y limpia, llevando algunos comandos como los de control de descenso, ESP y bloqueo de diferencial. Muy destacable el SYNC 3 con pantalla táctil rápida, fácil de usar, compatible con Android Auto y Apple CarPlay, y con navegador propio. Además te muestra cuando movés el climatizador o el volumen, pero no te oculta lo que estabas viendo sino que lo sobre escribe en transparente.

Comportamiento dinámico: 1 litro y 1 cilindro de diferencia

Normalmente cuando se le consigue potencia a base de turbo, suele haber demora en la entrega y esto es lo que uno no quiere, especialmente en un vehículo de carga, trabajo y con capacidad para el off-road. Esperaba esto en el upgrade del 2,2L pero no pasó; es cierto que pospone la entrega, pero antes de las 1.500 rpm empieza a animarse y el empuje es muy bueno. En el caso de la 3.2, podés pisar el acelerador con casi nada de rpm y la cilindrada hace su trabajo, se queja un poco pero empieza a despegar casi instantáneamente. Eso sí, el torque tan plano y el peso extra del motor te quitan esa sensación de urgencia en aceleración, pero básicamente podés usar la Ranger en un cambio alto permanentemente que siempre va a tener torque para ganar velocidad.

La dirección en la “base” es hidráulica y en la “tope” eléctrica

Circulando las principales diferencias están en el embrague y la selectora, algo más pesados y duros en la Ranger 2,2L, y en la dirección ya que la “base” es hidráulica y la “tope” eléctrica, mucho más sedosa el segundo caso. En términos generales, y teniendo en cuenta el propósito de carga de las pick-ups, el confort de marcha es bueno, solo la 3,2L se siente más pesada, más tanque y por eso más indestructible también.

Seguridad, de guate bueno a guate mejor

Habrás notado que dejé para el final el tema de la seguridad y esto se debe a que parte de las diferencias y novedades están en la parte activa de la Ford Ranger 3.2L. Pero empecemos desde abajo. Las 2,2L te incluyen 3 airbags (frontales y de rodillas para conductor), 5 apoyacabezas y cinturones de 3 puntos, ISOFIX, y controles de estabilidad (ESP), de descenso (HDC) de balanceo de trailer (TSM) y de carga adaptativo (LAC).

La Limited suma un juego de cámara y radar

Sobre lo anterior las Ranger 3.2 XLT y Limited suben hasta los 7 airbags y la última suma un juego de cámara y radar para entregarte aviso de colisión inminente que te destella unas luces en el parabrisas y hace un pitido para avisarte que te acercás muy rápido a otro auto, control de cambio involuntario de carril, que te avisa e inclusive corrige la dirección si te acercás a las rayas sin poner giro, y control de crucero adaptativo que puede desacelerar e incluso aplicar los frenos para seguir al auto de adelante si va más lento de lo que programaste. Lo bueno de estos dispositivos es que podés programar distancia y tipo de reacción e incluso apagarlos, si así lo desearas.

Conclusiones

La gama de la Ford Ranger está bien dividida entre faena y paseo. Ojo, una 2,2L 4X4 es muy buen vehículo para hacer ocio, off-road incluido, y una 3,2L tiene fuerza para mover cosas grandes. ¿Cuál es la mejor pick-up del segmento? Depende mucho de tus gustos y necesidades, por eso haciendo click acá podés comparar entre distintos modelos y versiones para tomar tu mejor decisión.

Galería Nueva Ford Ranger a prueba

Nueva Ford Ranger a prueba

1 de 33

¿Qué opinás? Contanos