Prueba Chevrolet Spin Activ7, renovación familiar
19/10/2018 Pruebas de manejo

Prueba Chevrolet Spin Activ7, renovación familiar

El familiar chico del moño se renovó y analizamos si los cambios fueron suficientes.

Nueva Chevrolet Spin Activ7 a prueba

Quizás la renovación del Chevrolet Spin pasó desapercibida y la razón es porque se produjo durante el Mundial (de futbol, obviamente) 2018. Lo que no pasa desapercibido es el cambio estético, especialmente en el estridente color lanzamiento de la variante Activ que probamos en esta ocasión.

Diseño: más SUV, menos rueda colgada

Estéticamente se retocaron frente y cola, ya que al tratarse de una renovación no se toca estructura y rara vez el estampado de los laterales. Ahora tenemos el nuevo ir de la marca con la boca grande abajo seguida inmediatamente por una parrilla más angosta que se pone el moño dorado. En el caso del Spin Activ, aparece un cromado oscuro que le sienta muy bien. Otros cambios están en línea con lo visto en el Onix, llevando el capot sobre los faros que ahora son más alargados.

la rueda de auxilio que fue exiliada del portón trasero

La misma idea se aplica en la zaga con luces horizontales, que según explica la marca acerca más el estilo al de un SUV. La gran novedad en el caso de las Activ está en lo que –justamente- no está y es la rueda de auxilio que fue exiliada del portón trasero dejando sus líneas limpias.

Puntualmente en el caso del Chevrolet Spin Activ se van a destacar los protectores en plástico oscuro que recorren todo el perímetro en su parte baja, las cubiertas de tipo ATR y las barras de techo con un remate tipo aerodinámico en el borde de fuga.

Motor y gama: no cambia, cambia

Mecánicamente la Spin sigue siendo igual, con algunos retoques en suspensiones para más confort de marcha. El motor sigue siendo el “probado” 1.8L 8V de 105 CV y 161 Nm asociado a una caja manual de 5º o una automática de 6º que la marca se ocupó de aclarar que mejoró en eficiencia y calidad de funcionamiento.

Los cambios están en la gama, ahora tenés 4 variantes Spin a secas, LT y LTS de 5 asientos, LTZ de 7 y de automática también con 7 plazas y 3 de la Spin Activ LTZ manual y AT de 5 butacas y automática de 7 plazas denominada Activ7 como la que probamos acá. Si se te complica entender la gama así, hacé click acá y mirala en el Catálogo de Autocosmos.

Interior: la renovación le sienta bien

En la cabina los principales cambios se centran en el equipo multimedia, ahora más alargado (con los botones al costado) y moderno con compatibilidad para Android Auto y AppleCarplay (sin navegador propio). La otra diferencia está en el cuadro de instrumentos, ahora convencional con agujas para tacómetro y velocímetro, y un gran display que igual da poca información con posición de palanca (en el AT) odómetro y un dato a la vez de computadora de a bordo.

materiales y calidad de construcción son muy buenos para segmento y el rango de precios

Respecto de materiales y calidad de construcción, es muy bueno para el segmento y el rango de precios en el que se sitúa dentro de él. Si mirás detenidamente vas a encontrar uniones y terminaciones que necesitan más pulido, pero el conjunto se siente sólido. Me llamó la atención que las Spin LTZ tengan terminaciones en marrón y que la Activ no (normalmente es la revés). En nuestro caso el plus aventurero se expresa en costuras amarillas para volante y butacas ambos con revestimiento en cuero.

7 Asientos, baúl y auxilio

La Chevrolet Spin es grande para el segmento B, pero chica para un vehículo de 7 plazas, lo que hace pensar a priori que en la tercera fila entran solo chicos. Lo bueno es que ahora el banco del medio (partido 1/3 – 2/3) tiene se desplaza longitudinalmente pudiendo pasar de modo “pista de baile” a simplemente cómodo. Si adelantás la fila del medio, un adulto de 1,75 metros como yo puede entrar en la tercera fila. No vas a querer pasar mucho tiempo ahí, pero tampoco va a ser una tortura.

un adulto puede entrar en la tercera fila

En el caso del baúl la capacidad varía mucho. Si tenés una Spin de 5 asientos podés llevar de todo, si es de 7 asientos el espacio se reduce a 160 litros que se pueden estirar hasta 1.600 L (10 veces más) reclinando todos los asientos. La tercera fila puede reclinar su respaldo, o rebatir completamente (hay que sujetarla con una soga elástica L), también se puede plegar la segunda fila, pero en este caso tenés que volver a bajar el asiento de la tercera para que te quede un piso plano. Si no se entiende bien, podés verlo en el video de la prueba haciendo click acá.

Debajo de la tercera fila tenés un organizador de herramientas en poliuretano y debajo de eso una “galletita” que no solo es muy angosta sino que no coincide en diámetro con las ruedas titulares. Hicimos la prueba y afortunadamente las 205/60 R16 de afuera entran en el hueco del auxilio.

Seguridad: mejora, pero falta

En este aspecto Chevrolet tuvo un buen anuncio con la Spin ya que ahora incluye anclajes Isofix en las plazas del medio. En la tercera fila no se incluyen, pero recordá que la idea es llevar las sillas de bebé en el asiento del medio y reservar los asientos de atrás de todo para chicos de 6 a 12 años, de 22 a 36 kilos, que necesitan booster, el cual no es tan crítico que no cuente con anclaje Isofix. Igualmente, hubiera sido mejor colocar un par de estos anclajes atrás y no tener que dar explicaciones. Todos los asientos tiene cinturón es de 3 puntos y apoyacabezas. El pero grande está en la falta del ESP.

Comportamiento dinámico: viejo conocido

Voy a arrancar con una declaración controversial, el 1.8L 8V fue una buena opción. O mejor dicho, no teniendo en la región el 1.8L 16V de la Tracker, el de ocho válvulas es mejor para la Spin que el 1.4L del Onix/Prisma. ¿Por qué? Simplemente si no podés generar fuerza con tecnología, la tenés que generar con cilindrada y el viejo 1.8 tiene mucho más torque, algo vital en un vehículo más pesado, con más área frontal y que puede ir cargado. No me mal entiendas, no defiendo este motor, prefiero uno más moderno y eficiente.

el andar es suave y ahora libre de los tirones de la anterior caja automática

En la práctica la Chevrolet Spin Activ se mueve muy bien, salvo en 1º y 2º que es muy marcado el resbalado de la caja automática, el andar es suave y ahora libre de los tirones de la anterior caja automática. Las suspensiones están configuradas hacia el confort y la dirección de asistencia hidráulica es tirando a pesada, algo que sirve mucho en ruta para evitar volantazos. Hablando de vías rápidas, la 6º relaja al motor y te permite viajar a 120 km/h reales (125 de aguja) con poco más de 3.000 rpm entregando correcto confort acústico en la cabina. Respecto de las prestaciones, si pegás el pedal derecho contra el suelo pasa de 80 a 120 km/h en 9,7 segundos.

Consumos

Bueno acá es donde ni la renovación de la caja automática puede con la tecnología del motor, en tránsito urbano requirió 13 L/100 km y a 120 km/h constantes pidió 9 L/100 km a cambio.

Conclusiones

Chevrolet logró un producto muy práctico con la Spin, uno de los pocos que pueden llevar a 7 personas con un buen grado de confort por un precio muy competitivo, incluyendo opciones de caja automática. Lamentablemente ahorró en algunos aspectos claves como seguridad donde falta el ESP y en motor donde podría incluir el 1.8L 16V de la Tracker.

Si pudiera ofrecer los elementos antes nombrados manteniendo precios acotados sería una opción más tentadora y no solo tenida en cuenta por las familias que necesitan espacio y asientos. Y esto lo digo porque el Chevrolet Spin ofrece un muy buen ambiente por su precio de venta. Pero la decisión de compra no la tengo que tomar yo, sino vos, y para ayudarte -además de esta prueba- te dejo el link al Comparador de Autocosmos para que puedas medirlo contra los modelos que te interesen.

Galería Chevrolet Spin Activ7 a prueba

Chevrolet Spin Activ7 a prueba

1 de 32

¿Qué opinás? Contanos