by
Autos clásicos

Porsche 917, medio siglo de un auto histórico

Rey de Le Mans, este modelo fue un antes y un después para la marca teutona.

Porsche 917,  medio siglo de un auto histórico

Este 2019 es especial para uno de los autos más emblemáticos, no solamente de Porsche, sino de la historia en general. Hablamos claro del 917, que cumple medio siglo de vida.

En 1969 debutó en el Salón de Ginebra, un año después de que la FIA anunciara una clase de 'autos deportivos homologados' con una capacidad cúbica de hasta cinco litros y un peso mínimo de 800 kg. Apenas un año después de su lanzamiento, la amrca alemana obtuvo la primera de un total de 19 medallas de oro en las 24 Horas de Le Mans, y así nacía su leyenda.

Al momento de su lanzamiento, teniendo en cuenta los estándares modernos, era un superdeportivo. Incluso al día de hoy, el 917 es catalogado como uno de los autos de competición más rápidos, a la vez que es considerado uno de los vehículos más exitosos de todos los tiempos. A ver, no es casualidad que 50 expertos internacionales le hayan otorgado el título de "Mejor auto de competición en la historia".

Bajo la supervisión de Ferdinand Piëch, Porsche construyó 65 unidades del 917. Fueron 44 autos deportivos en forma de coupés de cola larga y corta, dos PA Spyders y 19 autos deportivos en la forma de CanAm Spyders e Interserie Spyders con motores turbo de hasta 1.400 CV.

Una de las tantas cosas que hizo especial al Porsche 917 fue la configuración del motor. Detrás del asiento del conductor se extendía un motor de doce cilindros enfriado por aire con cilindros horizontales, cuyo cigüeñal lo designaba como un motor V de 180º. Por su parte, el bastidor tubular estaba hecho de aluminio, mientras que la carrocería era de fibra de vidrio sintética reforzada.

Teniendo en cuenta las diferentes demandas de diferentes pistas de carreras, los ingenieros de Porsche desarrollaron diferentes modelos de carrocería. Por ejemplo, el llamado modelo de cola corta se diseñó para pistas con muchas curvas en las que era necesaria una alta presión de contacto en las curvas rápidas. En cambio, el modelo de cola larga fue diseñado para pistas de carreras rápidas y una alta velocidad. Luego vino el 917 Spyder, que se utilizó en las carreras CanAm e Interseries.

Toda esta serie de innovaciones le permitió al 917 ser superior no solo en Le Mans, sino también en Daytona, Monza, Spa, Nürburgring y Targa Florio. Con el paso del tiempo, este auto fue sufriendo una serie de adecuaciones con el objetivo de mejorar su genial desempeño.

Debido al éxito obtenido por este auto de carreras, Porsche no desaprovechó toda la tecnología desarrollada por lo que la transfirió a los autos diseñados para rutas. Precisamente, el turbo de escape fue utilizado en el 911 Turbo a partir de 1974 y se convirtió en un must para los autos deportivos Porsche a partir de ese momento.

Luis Hernández recomienda

¿Qué opinás? Contanos