by
Test drive

Test Ford Edge ST, diversión para toda la familia

Es el primer modelo de Ford Perfomance en América Latina y te contamos en exclusiva cómo se siente.

Test Ford Edge ST, diversión para toda la familia

Ford, desde su fundación en 1903, nos ha regalado verdaderos íconos deportivos como los Thunderbird, Mustang y GT, sin olvidarse, claro, de todos aquellos modelos concebidos de las colaboraciones que ha tenido con Cosworth, Lola, Shelby e incluso McLaren.

Por supuesto, a este historial, hay que sumarle todos los deportivos creados por las antiguas divisiones, Rally Sport (RS), Special Vehicles Operations (SVO), Special Vehicle Team (SVT) y Ford Racing, que desde 2014 y como parte de la estrategia global “One Ford”, están unificadas en un solo departamento: Ford Performance, cuya vasta experiencia le ha permitido crear vehículos tan dispares como Ford GT o Lobo Raptor, así como todos los deportivos firmados por ST.

Precisamente, son las siglas ST (Sport Technologies) las que han cobrado mayor protagonismo dentro de Ford Performance, ya que, son usadas para nombrar a las versiones deportivas de sus vehículos. Incluso, su carácter aspiracional ha motivado el lanzamiento del paquete ST-Line, para una imagen agresiva sin afectar el desempeño dinámico.

Todo esto es para introducir a la nueva Edge ST, que se presenta nada más ni nada menos, como la primera SUV desarrollada por el departamento Ford Performance y el primer modelo ST del continente. Con todas estas credenciales, es fácil intuir que estás ante un modelo que de ninguna manera debe ser menospreciado por no portar en la parrilla algún logo de una marca premium europea. Al contrario: merece ser tomada con mucha seriedad. Vamos a conocerla a fondo.

Agresiva y más equipada

Desde el lanzamiento de la Edge de primera generación, la marca del óvalo azul siempre se ha preocupado por hacer que las versiones Sport tuvieran una dosis extra de potencia, una mejor puesta a punto, así como una imagen más agresiva, pero en realidad no merecía portar un nombre más rimbombante.

Conocé el catálogo de Ford en Argentina haciendo click acá.

Por ello, cuando la Edge ST se presentó en el marco del Salón de Detroit 2018, muchos creyeron que sólo se trataba de márketing, y que pese a las mejoras con relación a una Edge Sport, no la hacían una digna merecedora de portar las siglas de Sport Technologies... ¡Qué equivocados estaban!

Se mantiene el motor V6 de 2.7 L biturbo Ecoboost, pero afinado para erogar una potencia de 335 CV y un torque de 515 Nm, (20 CV y 41 Nm más que la mencionada Edge Sport).  Además, la transmisión ahora es una automática de ocho velocidades, con levas al volante.

La tracción AWD también se mantiene, pero la puesta a punto fue recalibrada para estar a la altura del conjunto. Es así que la suspensión es ahora más deportiva, al mismo tiempo que, los amortiguadores están especialmente calibrados. Los frenos mantienen su diámetro, 345 mm adelante y 315 mm atrás.

Atractiva

Encontramos algunas cosas en común con la Edge "a secas". Aún así, para diferenciarse de las versiones “normales”, esta versión de alto desempeño añade una parrilla deportiva en color negro, faldones laterales, salidas de escapes dobles, llantas de aluminio de 20" y emblemas.

Aunque no lo parezca y a propia experiencia de quien escribe estas líneas, estos cambios son más que suficientes para que junto al color azul performance de la carrocería, llame poderosamente la atención a su andar. No miento cuando digo que, a su paso, un par de personas detuvieron su andar para admirar el producto que tenían frente a sus ojos.

Adentro, equipamiento y seguridad

Puertas adentro, los principales diferenciadores son los pedales en aluminio, el volante deportivo y asientos forrados en cuero con el emblema ST. La perilla de cambios que sustituye a la antigua palanca le da un toque de modernidad, al mismo tiempo que la mayoría de los materiales son de buena calidad (a excepción del plástico duro que rodea la pantalla táctil de 8"), por alguna razón, el conjunto se ve un poco más añejo y sobrio de lo que debería.

En materia de equipamiento no hay queja alguna, se cuenta con toda la farmacia completa por lo que podemos destacar elementos como techo panorámico, sistema de multimedia SYNC 3 con Applink, Apple Carplay y Android Auto, cargador inalámbrico, sistema de autio B&O con 12 parlentes.

En cuanto a seguridad, suma ocho airbags, así como todo el conjunto de asistencias Co-Pilot360 que integran: Sistema de Preservación de Carril; Asistencia de Pre-Colisión con Freno de Emergencia Automático; Detección de Peatones; Monitoreo de Punto Ciego BLIS con Alerta de Tráfico Cruzado; Sistema de Autoencendido de Luces Altas, y Cámara frontal de 180°.

¿Es digna del apellido?

El peso crece unos 200kg y se encuentra en los 2.031 kg: aquí, parece que el aumento de potencia, no tiene sentido, ya que sólo compensa los “kilitos de más”, pero no es así. Según cifras de Ford, la Edge ST es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,9s, y marcar el ¼ de milla en 14,1s. Nada mal, sobre todo si la comparamos contra su antecesora, que hacía las mismas marcas en 6,4s y 14,3s, respectivamente, y la velocidad máxima estimada es 238 km/h.

Como se mencionó al inicio, las siglas ST se utilizan para nombrar a las versiones deportivas que son perfectamente usables en el día a día. Y esta Edge, no es la excepción. Pese a que se anuncia una suspensión más rígida, en situaciones normales, filtra las imperfecciones del camino lo suficientemente bien para ser calificada de confortable. Además, no hay que perder de vista que cinco pasajeros podrán viajar cómodamente y el baúl tiene 602 L de capacidad.

Con 4.777 mm de largo, la Edge ST pertenece al segmento de las SUV medianas, por lo que no es precisamente un vehículo ágil en el tráfico urbano. De hecho, arrojó un consumo promedio de 12,6 L/100km. En este ciclo, según datos oficiales, debería entregar 11,23 L/100km.

Casi por intuición, tenemos que el ambiente idóneo para esta camioneta deportiva son las autopistas, donde la potencia del motor, permite adelantamientos fáciles, así como mantener velocidades crucero, siempre bajo control y con total comodidad. Ideal para realizar viajes largos.

¿Y si la pisamos?

Todo cambia al momento de accionar el modo Sport, que además de mostrar un tacómetro en el cuadro de instrumentos, modifica la respuesta de la transmisión y el sonido del escape. Aquí se transforma su temperamento, y acelera de una forma más contundente. Sin ser explosiva, te permite adelantar a diestra y siniestra. Además, su estética y dimensiones, hace que todos te dejen el paso.

Sin la Edge, la EcoSport es la SUV de la marca más popular en el país, conocela haciendo click acá.

Con un manejo entusiasta, la dirección nos deja un sabor extraño, ya que, aunque efectiva, no es tan comunicativa como quisiéramos. No hay que perder de vista, que, en zonas de curvas, la carrocería se mueve un poco más de lo que quisiéramos. En cuanto al funcionamiento de la transmisión, es curioso que se sienta mucho más proactiva en “Drive”, que cuando realizamos los cambios con las levas. De nuevo, el tema del consumo... bueno, digamos que hay mucho Boost y poco Eco.

¿Y en Argentina?

La Edge ST es el primer modelo ST de la región y ya se lanzó, por ejemplo, en Brasil. Si bien no existen planes concretos, su llegada a la Argentina podría no ser una idea tan descabellada. El público argentino es muy receptivo para este tipo de propuestas, por lo que Ford debería considerar seriamente la posibilidad de traerlo... ¿qué opinás?

 

 

Esaú Ponce recomienda

¿Qué opinás? Contanos