Novedades

T.50, el as bajo la manga de Gordon Murray

El padre del McLaren F1 está preparando al sucesor, ahora con una empresa propia

T.50, el as bajo la manga de Gordon Murray

Gordon Murray sabe sobre autos, punto. Luego de su trabajo en la escudería McLaren, fue traspasado a la unidad de vehículos de calle, y ahí nació el proyecto del McLaren F1. El auto, en su forma final, fue diseñado por Peter Stevens (Prodrive), en recomendación de Murray.

Pero sorprendido porque el F1 no había dejado vástagos (ojo, Speedtail), decidió embarcarse en el proyecto T.50, con su propia empresa consultora y la ayuda de algunos "amigos" con el fin de traer a la vida un auto que evoque el espíritu del original, con tres asientos y alta ingenieria, heredada de su tiempo en la F1.

El motor está firmado por Cosworth y será un magnífico V12 de 3.9 L, con 650 CV y 450 Nm de torque y capaz de mover el tacómetro hasta las 12.100 vueltas. Xtrac fabricará una caja manual de sexta, mientras los frenos de disco carbono/cerámicos serán acompañados de pinzas monobloque.

¿Seguimos? Fibra de carbono en todo el auto, desde la celda del habitáculo hasta los paneles exteriores y un peso total de 980 kg, para un tamaño menor al de un Porsche 911. Esta será la experiencia más parecida a la F1 que podrás encontrar en un superdeportivo a la fecha, considerando a las "naves espaciales" que han construido Porsche, Ferrari, Lamborghini, Pagani, Koenigsegg y otros.

Con un guiño a su época en Brabham, el T.50 equipará un ventilador de efecto suelo de 400 mm accionado electrónicamente, para "chupar" el auto al suelo, tal como el Brabham BT46B que fue eliminado de la competencia en 1978 en su primera carrera, por esta tecnología. Las vueltas de la vida, esa carrera la ganó el recientemente fallecido Niki Lauda.

Murray quiere no más de 100 unidades, a un precio cercano a los USD 2,5 millones. Y no se anda achicando: “Tal como en el F1, no tenemos reales metas con respecto a la aceleración, velocidad final o tiempos de vuelta", declaró Murray.

 

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinás? Contanos