Industria

Brasil y la deuda de vehículos eléctricos

En el gigante sudamericano no termina de despegar lo que en otros mercados es un boom.

Brasil y la deuda de vehículos eléctricos

Puede ser porque el impuesto a las exportaciones es exorbitante, o porque aún son caros en comparación con modelos convencionales. Por otro lado, tampoco existe una red de carga extendida, y la autonomía ofrecida no es suficiente para deambular por las gigantescas urbes del país. Lo cierto es que la electrificación no ha llegado aún a Brasil, uno de los mayores mercados automotrices a nivel mundial.

En 2018 se vendieron apenas 893 unidades de modelos 100% eléctricos, casi un error estadístico dentro de las 2,57 millones de unidades cero kilómetros comercializadas en ese país, y si bien el mercado está creciendo sobre un 12% este año, la comercialización de este tipo de tecnología parece estar estancada por ahora.

A la fecha, el único gran actor presente con modelos de este tipo ha sido BMW, que lidera el segmento con el i3. Y si bien para el Salón de San Pablo de 2018 se anunciaron con bombos y platillos la llegada de varios nuevos actores, a la fecha sólo hay preventas sin entregas reales a público final, aunque sí a instituciones.

Los nuevos actores que prometen aterrizar son el Jaguar i-Pace, el JAC iEV 40, el Renault Zoe y el Nissan Leaf. Los cuatro comienzan sus aventuras comerciales en estos meses de julio y agosto y prometen abultar los números de ventas, tanto como para duplicar las ventas hacia fines de este año, y elevarlas a sobre 5.000 en 2020.

Un número importante, pero muy menor si se considera que Brasil debería volver a acercarse a las 3 millones de unidades nuevas hacia fines del próximo año. De los destapes ocurridos en San Paulo quedará pendiente el Chevrolet Bolt y algunos modelos de Chery, aunque ya se sabe que debutarían en 2020 junto a los nuevos eléctricos de Audi y Mercedes-Benz, y quién sabe qué más.

 

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinás? Contanos