Test drive

Exclusivo: Probamos la Jeep Gladiator, la vuelta de las pick-ups

Este modelo de Jeep busca dar un golpe al tablero para fortalecer la presencia de la marca.

Exclusivo: Probamos la Jeep Gladiator, la vuelta de las pick-ups

Llegó la nueva Jeep Gladiator, la pick-up de la marca norteamericana que ofrece todas las prestaciones de un Wrangler y que fue develada en el autoshow de Los Ángeles de 2018. Aunque no llegó aún a Argentina, el grupo FCA nos invitó a conocerla de primera mano en la ciudad de Detroit y aquí te contamos nuestra experiencia.

Diseño y tamaño

Para comenzar hablemos un poco sobre el diseño de la nueva Gladiator, ya que tiene todas las características de un modelo Jeep, cuadrada y con un alto coeficiente aerodinámico. Se destaca por ostentar la conocida parrilla de siete ranuras, con la particularidad de que entre ellas hay más espacio entre una y otra, para ofrecer mejor refrigeración al motor.

Al basarse sobre el famoso Wrangler e incorporar una batea con una longitud de 1.500 mm, sus dimensiones son mayores, es 77 mm más larga con una distancia entre ejes mayor de 485 mm. En lo que se refiere a versatilidad, se pueden desmontar puertas, techo, plegar el parabrisas, así como optar por un techo de lona. De parte Mopar, existen varias opciones para personalizarlo si se desea.

Por dentro

Por dentro esta Gladiator luce muy similar a su hermano el Wrangler. A simple vista se nota la buena calidad de manufactura como de equipamiento. Por ejemplo, las plazas de la segunda fila se pueden plegar para ofrecer un mayor espacio de carga. En la variante Rubicon, se cuenta con un sonido de primera con subwoofer y un parlante portátil inalámbrico para llevar la música a donde sea.

Además de la tradicional cámara trasera, trae una frontal para observar todo lo que está sucediendo en el terreno conforme uno va avanzando. En el área de la batea, el piso tiene un trato especial pues es a prueba de golpes, y encontramos iluminación LED, enchufe de 110v y ganchos.

Se ofrece sistema Uconnect compatible con Android Auto y Apple Carplay, que se puede operar por medio de una pantalla táctil de 7” ó de 8.4”.

Motorización

Esta Jeep Gladiator, que se fabrica en Ohio, Estados Unidos, incorpora una suspensión trasera independiente de cinco brazos, lo que le permite ofrecer un buen confort de marcha y sin afectar las prestaciones todoterreno. Al ser un vehículo alto tiene una capacidad de vadeo de 75 cm, puede cargar 725 Kg y remolcar hasta 3.460 Kg. Los neumáticos son de 33” y cubren unas llantas de 17”.

El motor, el único disponible por el momento (después se agregará un V6 Ecodiésel), es un Pentastar V6 de 3.6 L con 285 CV, que generan un torque de 352 Nm y que se transmiten a las ruedas por medio de una caja automática de octava. En cuanto a las características 4x4 encontramos barra estabilizadora que se desactiva electrónicamente, los diferenciales de bloqueo electrónico delanteros y traseros, así como de deslizamiento limitado, Command-Trac y Rock Trac, entre otros.  

Dinámica dentro de la pista

Nuestro punto de contacto fue en el centro de pruebas de FCA en Chelsea Proving Grounds en Michigan, un lugar fascinante con 1.558 ha donde examinan todos los vehículos que el conglomerado maneja. Ahí conducimos la nueva pick-up en condiciones pista y todoterreno. Tuvimos en nuestras manos la variante Overland primero, y en la segunda prueba la Rubicon.

Había dos partes, una que ofrecía una enorme recta con una curva prolongada pero muy suave y otra parte sinuosa con curvas muy cerradas bastante divertidas. En la primera parte pudimos apreciar cómo aceleraba rápidamente la Gladiator, alcanzaba los 100 Km/h con toda facilidad, después al momento de reducir la velocidad para entrar a la curva nos percatamos del funcionamiento de los frenos, los cuales trabajaron muy bien.

Posteriormente al salir de la curva volvimos a acelerar pero levemente, ya que se terminaba el camino y debíamos incorporarnos a la segunda área. En ésta es donde percibimos más la altura de la Gladiator y donde tuvimos que tener cuidado sin llevarla al extremo, el balanceo fue notable, a pesar de ello la suspensión hizo un buen trabajo equilibrando el vehículo dándonos un buen confort de marcha.

La dirección por su parte se desempeño adecuadamente, pues donde apuntábamos el vehículo se movía. En general en este apartado de asfalto, el comportamiento de la Gladiator es muy bueno, es cómoda, ágil y te brinda mucha seguridad al volante.

Todoterreno

En este tramo, colocamos la función del sistema 4x4 en 4L y manejamos todo el tiempo con la caja en modo manual. Aquí el trazo de la ruta contemplaba pendientes pronunciadas que enfrentamos hacia arriba o hacia abajo, hubo partes rectas donde pudimos acelerar en tierra y una larga curva, llena de agua con mucho barro, pero donde el camino era realmente deforme, en un área de la misma la pick-up quedo empinada pero pasó sin problema.

Igualmente encontramos caminos sinuosos, muy estrechos, donde pudimos admirar la capacidad de giro de la Gladiator. Algo que nos gustó mucho fue la prueba de flex donde nos dimos cuenta de la sorprendente capacidad de vadeo que tiene, así como del buen trabajo del bloqueo de diferencial, donde otorga mayor torque a la rueda que tiene mayor tracción y salir de cualquier condición de terreno.

En esta prueba todoterreno nos convencimos realmente de lo capaz que es la pick-up: trepo, bajo, paso por agua, barro, cruzo por cualquier camino con toda facilidad. Fue realmente una sorpresa, al mismo tiempo que nos generó una enorme sonrisa.

Conclusión

La Jeep Gladiator nos enamoró. Es un producto increíble, llamativo, versátil por todas las prestaciones de equipamiento como desempeño que ofrece, es un vehículo muy completo para manejarse en cualquier condición de camino. Realmente, una buena noticia para la marca de las siete ranuras.

 

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinás? Contanos